jueves, 23 de enero de 2014

Primeras galletas de fondant

En una de esas raras veces en las que hago la compra (ya os he dicho que mi marido asume gran parte de las labores domésticas) encontré un stand de repostería del Dr. Oetker en el que había varias cajas de fondant blanco y lápices pasteleros. Siempre me había llamado la atención la pasta de azúcar y, aunque tenía pensado hacer un curso Wilton para aprender a usarlo, no pude resistir la tentación de comprarlo para probar.

Por otro lado mi suegra me había pasado una receta de galletas de mantequilla que parecía muy sencillita y en la que no había que dejar la masa reposando un día, como decía en todas las recetas que encontraba por la red. Así que, aprovechando que tenía una barbacoa en casa de una amiga, decidí hacer mis primeras galletas y decorarlas con fondant. ¡No podía ser tan difícil!
El primer problema con el que me encontré fue que no había dios que amasase el engrudo de ingredientes de la receta. Tengo poca fuerza en las manos y mi robot de cocina de entonces no daba mucho de sí, por lo que tuve que terminar de mezclar la harina a mano. Me costó un montón. Se me pegaba constantemente a las manos, no conseguía mezclarlo y acabé con un dolor de muñecas considerable. Si mi marido leyese esto me llamaría exagerada pero, para hacer honor a la verdad, al final tuvo que venir él una vez mas al rescate y terminar de amasarlo todo, enseñándome cómo hacerlo para que me resultase fácil y cómodo.


Una vez fuera del horno las galletas habían crecido mucho más de lo que yo tenía pensado. La receta que me habían pasado era para utilizar con una pistola de galletas y no con cortadores para decorarlas después, por lo que llevaba levadura que, obviamente, amplió el tamaño de las galletas un centímetro. Como me habían dejado una de esas cajas tan monas con cortadores de varios tamaños no me importó demasiado.



Mientras se enfriaban las galletas, y como siempre a contra reloj, procedí a manipular el fondant. Lo primero fue intentar colorearlo de rosa siguiendo las instrucciones de la caja. No sé si fue el tipo de colorante que le puse o que no lo amasé suficiente, pero el resultado fue una pasta de azúcar de aspecto amarmolado muy chula (Como lo que hacíamos con un barreño con agua, pintura y unas cartulinas de pequeños). Aunque al principio me molestó no conseguir un color uniforme, ahora creo que me quedó chulísimo y a todo el mundo le encantó. ¡Seguro que ni aposta me habría quedado tan bien!

 

En los últimos 5 minutos cogí los lápices pasteleros y probé a hacer varios dibujos con ellos sobre el fondant. Alguno no me quedó muy allá, como los que parecen huevos fritos, pero comprobé que eran muy cómodos de usar y, sobre todo, muy limpios!!

  

Como al final quedé bastante satisfecha con esta primera incursión al mundo galletil con fondant, y además la gente fingió muy bien diciendo que estaban riquísimas y que eran preciosas, al día siguiente horneé otra tanda con la masa que me había sobrado. En esta ocasión, al haber reposado en la nevera, la galleta creció menos por lo que el resultado fue mas homogéneo y la decoración, al hacerla mas sencilla,  quedó mucho mas bonita.

   Luz Ignesón


Si te ha gustado esta entrada puedes dejarme tu comentario más abajo, será bien recibido :)
Si quieres recibir todas las actualizaciones del blog por e-mail solo tienes que escribir tu dirección de correo electrónico en la pestaña de la columna derecha donde pone suscripción (no hacen falta mas datos).

© [2013-2014] [Be brown, be sweet]

2 comentarios:

  1. Precioso el aspecto marmoreo de tus galletas

    ResponderEliminar
  2. Este comentario ha sido eliminado por un administrador del blog.

    ResponderEliminar

Gracias por dejar un comentario, prometo leerlo y contestarlo lo antes posible.

Si no consigues que se publique lo que has escrito, házmelo saber mandándome un mensaje (pestaña de la derecha). El formulario de comentarios a veces da problemas y no quiero dejar de leer tu opinión.