miércoles, 24 de junio de 2015

Tarta de una gaviota

Como ya os conté el año pasado, mi abuela ha sido toda su vida una gran escritora, aunque nunca haya publicado nada. La mayoría de mis recuerdos son de ella sentada con una pluma en la mano garabateando ininteligibles palabras en una libreta (ni ella misma entiende su letra).


Cuando yo era muy pequeña se inventaba historias de una divertida gaviota, llamada Ota, que amenizaban nuestros días de verano. A medida que yo crecía y aparecían mis hermanas y mi primo, las historias iban evolucionando y añadiendo personajes. Con Ota aprendí a “hablar correctamente”, a apreciar a Garcilaso de la Vega, a preocuparme por el estado las playas y a amar la naturaleza. En total “Las aventuras de la gaviota Ota” ocuparon muchas tardes felices y mas de 200 páginas que mi familia recopiló hace unos años en una especie de libro.



Por eso cuando llegó su 90 cumpleaños quise hacerle una tarta que reflejase todo ese mundo feliz que ella creo para mí.

 

Lo primero que hice fue modelar a Ota: Para las patas utilicé un alambre del 18, recubierto de fondant, que me permitiese sujetar el cuerpo. Este era enteramente de azúcar, aunque mi intención inicial era haberle metido una pelota de porexpan interior para aligera su peso. Las plumas de las alas se las marqué con la ayuda de una esteca de flores y luego las pinté de distintos tonos de grises con la ayuda de un pincel fino. El pico está modelado aparte y pegado a la cabeza con un poco de agua.


La gaviota la pinché sobre una base en forma de nube que en este caso si tenía porexpan en su interior. La idea era que el topper lo pudiese conservar en la estantería después de su cumpleaños.

 

Aunque desgraciadamente éramos pocos a celebrar los 90 años de mi abuela, decidí hacer una tarta de dos pisos:

El primero era pequeño (12x15cm) de bizcocho de limón con buttercream de limón recubierto de ganaché de chocolate. Decidí recrear su Galicia natal, que echa tanto de menos.  En especial el pueblo de Portonovo dónde veraneábamos cuando yo era pequeña y dónde nacieron las aventuras de Ota.


El segundo piso, más grande (18x10cm), era de mi muerte por chocolate: Deliciosas capas de bizcocho de chocolate rellenas de ganaché de chocolate negro con un centro de ganaché de chocolate blanco derretida. En este caso lo decoré inspirándome en el fondo marino, con las olas, los peces, los corales…no inventé nada nuevo, es muy similar a muchas tartas que hay por la red. Sin embargo si fue lo más trabajoso de todo el conjunto ya que hacer todas las capas onduladas de los distintos azules y superponerlas sobre la tarta me llevó varias horas.


En conjunto esta tarta me llevo mucho tiempo y una noche entera sin dormir pero quedó compensado con la cara de felicidad de mi abuela al verla.


¡¡¡Feliz cumpleaños Abuela, a por otros 90 años mas!!!

PD) Además fue foto de la semana en Foro Repostería, lo que me hizo una ilusión especial ya que no era una tarta cualquiera :)

  Luz Ignesón

Si te ha gustado esta entrada puedes dejarme tu comentario más abajo, será bien recibido :)
Si quieres recibir todas las actualizaciones del blog por e-mail solo tienes que escribir tu dirección de correo electrónico en la pestaña de la columna derecha donde pone suscripción (no hacen falta mas datos).

© [2013-2015] [Be brown, be sweet]

Entradas relacionadas: Cómo hacer...

 
 ...un bizcocho perfecto                   ...una tarta arco-iris                ...RKT (rice krispie treats)

13 comentarios:

  1. Te ha quedado espectacular, sobre todo la gaviota!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias, me llevo tiempo conseguir que pareciese una gaviota

      Eliminar
    2. A mi abuela le gusto tanto la gaviota que no paraba de acariciarla!!

      Eliminar
  2. GERARDINA DICILLO2 de julio de 2015, 15:29

    Extraordinaria felicitaciones ,da làstima comerla!!! proximamente mi mamà cumplirà 99 en 3 semanas si Dios quiere me encantaria tenerle un pastel asi!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias Gerardina, seguro que la tarta de tu madre queda espectacular....se lo merecen sus 99 años!

      Eliminar
  3. Me encantan los pasteles con historia, y ésta es entrañable. Recuerdos de la infancia, que se ven reflejados en este pastel muy, muy hermoso.

    Saludos desde México :)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias Claus, me alegra que te haya gustado la historia de esta tarta.
      Un abrazo desde España.

      Eliminar
  4. Preciosa historia, preciosa la torta !!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Paola, espero seguir viendo muchas tartas tuyas en el Facebook

      Eliminar
  5. SORTEO! A pesar que quería comentar en la del gusanillo, porque el trabajo del tronco me parece espectacular, sin lugar a dudas esta es mi favorita, por el tema del mar, me parece tan preciosa.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias Bego!! faltas tu buceando entre los pececitos ;)

      Eliminar
  6. Es espectacular, la gaviota es hermosa y la textura de las olas es una pasada. Gracias pir compartir tu trabajo

    ResponderEliminar

Gracias por dejar un comentario, prometo leerlo y contestarlo lo antes posible.

Si no consigues que se publique lo que has escrito, házmelo saber mandándome un mensaje (pestaña de la derecha). El formulario de comentarios a veces da problemas y no quiero dejar de leer tu opinión.